Avenida Joan March

Continuamos por las Avenidas y llegamos a la Avenida de Joan March, donde se encuentra el cine Augusta.

Este edificio ocupa el antiguo emplazamiento del almacén de madera llamado Can Mir. Entre septiembre de 1936 y enero de 1941 Can Mir fue la principal prisión de Mallorca. Resulta imposible saber cuántas personas pasaron por este centro -conocido oficialmente como la Presó Estacions-, a causa de su extraordinaria movilidad. D. Ginard calcula el número de detenidos en un millar, como media. Los presos se tumbaban en el suelo o en colchones, dejando, entre las diversas filas, un pequeño pasadizo.

Como recuerda Josep Massot i Muntaner: “En la prisión de Can Mir, las noches de muchos días del primer trimestre de 1937, hacia las 9 era leída una lista alfabética de unos diez presos, que eran conducidos a un centro policial y puestos oficialmente en libertad; de ninguno de ellos no se ha sabido nunca nada más”.

A mediados de 1937 se produjo una cierta normalización, ya que se acabaron las “sacas” que hasta entonces habían tenido lugar en Can Mir o en el castillo de Bellver, y que cada noche causaban diversas víctimas. También existió una prisión de mujeres, situada en las Hermanitas de los Pobres, cerca de la actual biblioteca pública Can Sales.