Banco de España

Desde Can Corbella, en la parte opuesta al inicio de la calle Sant Domingo, encontraremos una bifurcación en dos calles: la de más a la izquierda es la calle de Sant Bartomeu que es donde se encuentra el Banco.

Este edificio se enmarca dentro de otra tendencia historicista que es la neogriega, estilo vinculado, en Mallorca, a la figura del Miquel Rigo. Desgraciadamente, ésta fue su única obra realizada ya que murió prematuramente en 1876, y las obras fueron continuadas por Eusebi Estada, en colaboración con el arquitecto neogótico Bartomeu Ferrà. En 1874 el Banco Balear fue absorbido por el Banco de España. El edificio se levantó sobre el solar del antiguo convento de Nuestra Señora de la Misericordia.

Presenta un alzado de tres plantas más un sótano. La fachada principal muestra tres cuerpos. El portal principal está flanqueado por jambas en forma de pilastras jónicas. El primer piso muestra un total de cinco aperturas, dos en los laterales respectivamente con su correspondiente balcón, mientras las tres centrales se abren en un balcón corrido. El desván presenta cinco ventanas geminadas.