Cala de Sant Esteve y el fuerte Marlborough

Saliendo del castillo de Sant Felip, a escasos metros a la izquierda, se encuentra el camino que conduce a la cala de Sant Esteve. Desde esta cala se pueden ver algunos restos de la muralla de la fortaleza y visitar una fortificación que cubría Sant Felip de un posible ataque por el sur: el fuerte Marlborough. Se trata de un reducto dotado de un recinto central de planta heptagonal creado a partir de la excavación de un gran foso con una galería en la contraescarpa, también excavada en la roca. Se accede al fuerte a través de una galería que se abre en la cala de Sant Esteve. La galería desemboca en la contraescarpa, que rodea completamente el foso. En ella se abren numerosas aspilleras por las que los defensores podían batir a los atacantes que saltaban al mismo. De la contraescarpa parten cinco contraminas que servían para volar los túneles abiertos por el enemigo.

Fort Marlborough se construyó entre 1724 y 1726, y fue reconstruido durante la última ocupación británica de la isla (entre 1799 y 1801). Rehabilitado a finales del siglo XX, puede visitarse entre los meses de abril y octubre. Durante la visita, que dura unos 45 minutos, se procede al visionado de un vídeo sobre la historia de Menorca en el siglo XVIII.

Marlborough fue concebido como un fuerte para cubrir la zona sur de castillos de Sant Felip. La primera construcción se levantó entre 1710 y 1716, durante la primera dominación británica. Tomo el nombre de sir Jonh Churchill, duque de Marlborough, uno de los militares que participaron en la guerra de Sucesión española.