Calle Reina Maria Cristina

Si del cine Augusta avanzamos por la calle Reina Maria Cristina, en el nº. 15 se localiza uno de los numerosos refugios civiles antiaéreos que se construyeron en Palma para proteger la población de los ataques aéreos. Es un corredor estrecho, que desciende hasta tres metros, con entrada por un portal situado bajo la escalera y un total de 24 peldaños. El interior mide poco más de 70 cm de anchura y hacia 1’90 m de altura. En el fondo, una escalerilla de peldaños de hierro permitía llegar a la salida de emergencia, en el corral de la casa. Según testimonio de la señora Joana Villalonga, hija del constructor del refugio, muchos días, a las 6 de la mañana, ya era habitual oír las sirenas que anunciaban los aviones, y descendían al refugio. Entraban los de la finca, vecinos próximos y gente que pasaba por la calle.

En la misma calle Reina Maria Cristina, esquina con la calle de Sanchis Guarner, está el solar de la antigua Casa del Poble. El edificio fue un donativo de Joan March al Partido Socialista y a las sociedades obreras. El local fue ocupado por los sublevados el mismo 19 de julio y saqueado inmediatamente. Fueron detenidos destacados militantes socialistas y comunistas que se habían refugiado, como Aurora Picornell. El edificio fue convertido en sede de la Falange, de la misma manera que el local de Esquerra Republicana Balear, en el Borne, fue ocupado por la Sección Femenina. Cuando era cuartel general falangista, pasaban por allí los detenidos, que sistemáticamente eran vejados y torturados. El edificio fue derribado el año 1975 y, desde entonces, sólo queda un solar fantasmagórico.