Can Rey y Almacenes El Águila

Una vez contempladas las Casasayas, giraremos a la derecha y seguiremos la calle Riera hasta encontrarnos con las escaleras de la Costa del Teatre. Las subiremos y giraremos por el tramo de la derecha. Nos encontraremos en la calle del Forn del Racó que nos llevará a la plaza del Marquès del Palmer donde se encuentran, a mano derecha, los dos edificios en cuestión.

Ambos edificios comparten parte de la estructura metálica del cuerpo inferior. De Can Rey, vivienda plurifamiliar de cinco plantas, destacamos una cara fantástica entre dragones alados situada en el mirador del segundo piso, que realiza la función de eje central de distribución de toda la fachada. También sobresalen los platos cerámicos y un trencadís de baldosas polícromas fragmentadas, de fuerte influencia gaudiniana. El portal de entrada, en la calle de las Monjas, ofrece un arco parabólico. El techo de la entrada tiene mosaico de trencadís y la barandilla de la escala de hierro forjado acaba en forma de serpiente. El edificio vecino, los Almacenes El Águila, fue proyectado en 1908 por Gaspar Bennàssar, pero firmó el proyecto Jaume Alenyar. Para conseguir una mayor iluminación natural interior se utilizó el hierro, también presente como decoración de las dinámicas barandillas de hierro ondulado. Destacan las cerámicas polícromas y una profusa decoración vegetal y floral que sigue la tendencia modernista del art nouveau. Remata el conjunto un arco decorativo de medio punto.