Can San Simón

En la parte opuesta de la Fundación Barceló, en el número 7, nos encontramos Can San Simón.

Can San Simón era propiedad en el siglo XVIII de la familia Orlandis. En 1803 Josepa Orlandis y de Comelles se casó con Louis de Saint-Simon, conde francés instalado en Mallorca en 1795, tras abandonar la Francia revolucionaria.

Es un edificio que sigue la tendencia historicista renacentista, obra de Miquel Ferrà, realizado entre 1854 y 1856, por iniciativa de Lluís de San Simón y Orlandis, hijo del primer conde de San Simón en Mallorca. Presenta un alzado de cuatro plantas: una planta baja de aparejo rústico con arcos ciegos; la planta noble y el segundo piso se muestran surcados por cuatro pilastras sobre plintos, con fustes estriados y capiteles corintios. Presentan también paneles con relieves decorativos y, una alternancia rítmica de ventanas y balcones. Destaca el escudo de los San Simón encima del balcón central.

En el interior, un vestíbulo con cubierta de bóveda de arista comunica con el patio descubierto central, de planta rectangular. El acceso principal a los pisos superiores presenta cuatro columnas jónicas que dejan paso a una escalera de tipología imperial de mármol blanco. A la derecha, hay una ventana ajimezada reconstruida y recolocada. El jardín presenta una interesante exedra clasicista.