Can Torrella

Un poco más lejos en la misma calle de Sant Jaume, en el número 17, nos encontramos Can Torrella.

El antiguo casal pertenecía ya en el siglo XVI a la familia Gual, señores de Canet. Al final del siglo XVIII (1799), pasó a manos de los Torrella, que adquirieron unas casas y un huerto, espacio que posteriormente se transformó en jardín. La familia propietaria se conoció con el nombre de Gual de Torrella.

El estilo del casal se inscribe dentro un clasicismo tardío de raíces muy academicistas, alejadas de la tradición mallorquina. Conserva el frontis original del siglo XIX, puesto que el resto del casal fue reconstruido completamente en el 2002 y se perdió un interesante y lujoso interior, además de un espectacular jardín.

La fachada es obra de Juan Baustista Peyronnet hacia 1860, el cual llegó en Mallorca para trabajar en la reconstrucción de la fachada principal de la Catedral de Mallorca. En la misma época, realizó esta obra, consistente básicamente a adosar una nueva fachada a la antigua construcción. La planta baja presenta un paramento almohadillado y las aperturas de la fachada se distribuyen simétricamente. Las ventanas del primer y segundo piso se encuentran flanqueadas por pilastras corintias y están coronadas, alternadamente, por frontones curvados, triangulares o en cornisa, marcando un ritmo dinámico de clara tradición miguelangelesca. Los frontones originales de la planta noble contenían elegantes relieves en el interior, pero fueron eliminados en una reforma posterior, al incluir una nueva planta, entre la planta noble y el segundo piso.