Castillo de Bellver

A continuación, nos dirigiremos al Castillo de Bellver al que podemos llegar de varias maneras desde el centro de Palma. Desde el Paseo Marítimo (Avenida de Gabriel Roca), tomaremos la calle Monsenyor Palmer (donde está la cafetería Cappuccino en la esquina) y, en el semáforo giramos a la izquierda, hacia la calle del Marquès de la Sénia. Continuamos recto y accederemos a la Avenida de Joan Miró. La segunda a la derecha, que es la calle Camilo José Cela, nos llevará a las puertas de entrada del recinto del castillo.

Es en el Castillo donde se refugiaron un buen número de contrarios a la Germanía, los mascarats. La mayoría de ellos pertenecían a los estamentos privilegiados o eran personas acaudaladas. El día 29 de julio de 1521 el castillo fue bombardeado y tomado por los agermanats, dirigidos por Pascual Rosselló, y asesinaron a la mayoría de los que se encontraban en su interior, entre ellos a mosén Pere de Pacs, al que poco antes habían nombrado gobernador, y su hermano Nicolau. La defensa de la fortificación, al menos en principio, no parecía difícil y quizás los resistentes se rindieron esperando que se respetarían las vidas de todos los refugiados. Pero los asesinatos y el saqueo del castillo confirmaron que la Germanía se había radicalizado, lo que decidió a muchos mascarats a huir de la isla o a buscar cobijo en la población de Alcúdia.

En 1523, al final de la Revuelta, los principales caudillos de los agermanats fueron encerrados en la Torre de l’Homenatge del castillo, y poco después eran ejecutados en la ciudad.