Introducció

Pollèntia va ser probablement la capital de l’illa de Mallorca en temps dels romans. Actualment, és un conjunt patrimonial de primer ordre en el context insular. La seva excepcional ubicació al costat de l’actual vila d’Alcúdia, que va sorgir amb l’arribada dels musulmans a la zona, l’ha mantingut a rasser de progressives transformacions i reutilizacions, i encara es troba en gran part enterrada. Les excavacions realitzades en els últims seixanta anys per equips d’arqueòlegs nacionals i internacionals han permès documentar rigorosament el procés històric d’utilització i l’evolució històrica de la ciutat, que es perllonga des dels anys 70-80 aC fins al segle VII, i han posat de manifest l’existència de dues fases constructives ben diferenciades, la primera de les quals se situa en l’època republicana i la segona entorn del segle III dC. i fins al segle VI dC.

El yacimiento fue descubierto en el siglo XVII, a raíz de diversos hallazgos de monedas y esculturas, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando se hallaron unas lápidas funerarias que se relacionaron con la ciudad romana que mencionan las fuentes clásicas. Los primeros estudios históricos sobre la ciudad empezaron en el siglo XIX, y las primeras excavaciones, entre 1924 y 1928, fueron realizadas por G. Llabrés y R. Isasi, a los cuales sucedió J. Llabrés entre 1942 y 1948. Con posterioridad, L. Amorós, V. Ruiz Argilés y B. Ensenyat realizaron la excavación de diversas necrópolis, pero la titularidad privada de las fincas obligaba a los investigadores a recubrir de nuevo las trincheras una vez acabados los trabajos de excavación. La documentación que queda de esa época es, además, muy escasa. Mucho se tiene que agradecer a la Fundación Bryant como promotora de las primeras excavaciones sistemáticas y rigurosas en la ciudad, que se realizaron en el año 1952 en su teatro romano; posteriormente el equipo (L. Amorós, M. Almagro y A. Arribas) se trasladó a la finca conocida como La Portella, donde, a partir de 1957, recuperaron gran parte de un barrio residencial así como una muralla que cerró la ciudad durante el siglo III, momento en el que ésta había sufrido una constricción en su extensión. Muchos materiales de estas intervenciones se encuentran actualmente en el Museu Monogràfic de Pol·lèntia (Alcúdia) y constituyen un importante conjunto arqueológico tanto por su calidad técnica como por su valor cultural.