Conquista y Reino Privativo

La Corona de Aragón experimentó, durante los siglos XIII y XIV, una importante expansión hacia el Mediterráneo, incluyendo la incorporación de las Islas Baleares. La repoblación tras la conquista aportó una cultura, una lengua, una religión y unas instituciones, señas de identidad que han llegado hasta hoy.