Convento de Sant Domingo

Finalmente nos dirigiremos hacia el último punto de nuestro itinerario. Para ello, aún en Lloseta, cogeremos la calle de Juan Carlos I y, al llegar a la rotonda, a la calle de Josep Bibiloni. Nos encontraremos en la carretera MA-2110, que nos llevará hasta Inca. Una vez allí, seguiremos por la Avenida Raiguer y después por la Avenida Germanies hasta llegar a la Plaza de Sant Domingo, donde se encuentra el convento del mismo nombre.

A principios del siglo XVII los dominicos se establecieron en Inca y se sabe que la iglesia inicial pronto fue insuficiente, con lo que a mediados de siglo se inició la actual. El claustro es más reciente, datándose en 1730. Desde la Desamortización de 1835, la iglesia ha sufrido varias reformas para convertirla de iglesia conventual a iglesia parroquial. La fachada es lisa, de piedra y la única decoración que encontramos es el rosetón y la portada. Interiormente, la iglesia presenta una nave central, con capillas laterales y ábside trapezoidal. La cubierta es de bóveda de cañón y el coro se encuentra a los pies.

El claustro, del siglo XVIII, tiene planta cuadrangular y consta de planta baja, piso y porche. Está hecho de sillares y vigas de madera en los techos.