Ecomuseu de Cap de Cavalleria

Para llegar al ecomuseo desde el Mercadal, debemos tomar la carretera en dirección a Fornells. Aproximadamente a cuatro kilómetros encontramos una bifurcación perfectamente señalizada a la izquierda que nos lleva al Cap de Cavalleria. En el camino, en dirección al faro de Cavalleria, encontraremos a la derecha una señalización del ecomuseo. Podemos meternos con el coche y dejarlo en el aparcamiento. Desde allí se iniciará todo el recorrido siguiendo el folleto guía.

El ecomuseo está gestionado por la Associació Sanitja, entidad sin ánimo de lucro, que tiene como objetivos principales el estudio, la conservación y la divulgación del patrimonio natural y cultural de la zona.

Empezando la ruta por este museo el visitante podrá introducirse en la historia de Sanisera a través de diversos detalles de las excavaciones del yacimiento. Podrá apreciar una muestra de los materiales aparecidos durante los trabajos arqueológicos. Desde aquí podrá percatarse de que el yacimiento se encuentra en el fondo de un magnífico puerto, incluso hoy en día, en un marco natural incomparable.

Debe decirse que el primer historiador que planteó la ubicación de Sanisera en el puerto de Sanitja fue Joan Ramis i Ramis ya en 1784, partiendo simplemente de las semejanzas toponímicas. Pero no fue hasta los años setenta del pasado siglo XX, cuando se iniciaron, primero las prospecciones, y luego las excavaciones que permitieron corroborar tal localización. Fue entonces cuando se pudo observar que el yacimiento arqueológico de Sanitja ocupaba un mínimo de 6 hectáreas terrestres. Gracias a hallazgos casuales y a prospecciones arqueológicas subacuáticas también se ha podido constatar la riqueza arqueológica del fondo del puerto, lugar donde aparecen sobre todo gran cantidad de ánforas que son una buena muestra de la actividad comercial que debió tener Sanisera.