El aljibe des Mercadal

La posición de Mercadal, prácticamente en el centro geográfico de la isla, la convertía en parada obligatoria de todos aquellos que atravesaban Menorca. Con el objetivo de aprovisionar a sus tropas en tránsito de agua potable, el gobernador Richard Kane ordenó la construcción del aljibe des Mercadal, en una zona donde prácticamente no hay aguas subterráneas.

Es un gran depósito que recoge el agua de lluvia que cae sobre su terraza, la cual tiene unos 800 m2 de superficie. El depósito tiene una capacidad de 273.500 litros de agua, protegida tras unos gruesos muros construidos en talud. Fue construido por el maestro de obras local Pere Carreras entre 1733 y 1735. Todavía hoy los vecinos de Mercadal lo utilizan para proveerse de agua de lluvia.