El arrabal de Santa Catalina

Para llegar a Santa Catalina, seguiremos el paseo Sagrera hasta el final. Cogeremos la calle de la derecha, Avenida de l’Argentina. A nuestra izquierda nos encontraremos con las calles que componen la barriada de Santa Catalina.

Algunas de sus fachadas ofrecen ejemplos del denominado modernismo popular. Destacaremos: el Hostal Cuba (calle de Sant Magí, 1) que presenta un alto minarete, edificio en general muy austero, de líneas historicistas y de inspiración árabe; la fachada de la Ferretería La Central (calle de Sant Magí, 37), obra de 1908 que presenta interesantes detalles modernistas de inspiración vegetal en madera, hierro en las barandillas y, rejas y piedra en los arcos de las ventanas y en los balcones; la fachada de Can Palmer (zona plaza Progrés, esquina calle Quetgles y calle Despuig), datada en 1910, decorada con cerámica de motivos florales y geométricos; la casa situada en la esquina de las calles Caro y Pou, datada en 1907, con una interesante tribuna poligonal con un pilar de piedra con decoración vegetal en la planta baja y, un balcón de madera, vidrio y forja en las barandillas de los pisos superiores; Can Pujol (calle Pou, 24), obra de Gaspar Reynés y Jaume Alenyar con interesantes ornamentos florales y vegetales en piedra en los dinteles de las ventanas, bajo los balcones, en el coronamiento del edificio y en las barandillas de hierro forjado (único elemento tridimensional de la fachada).