El Castell

En la cima del peñasco, presidiendo toda la bahía, se levanta la construcción con más interés patrimonial de todo Cabrera: el castillo.

La fortaleza se sitúa a una altitud de 72 metros. El acceso al piso superior se realiza a través de una escalera de caracol de 34 peldaños. Todavía quedan en las paredes del edificio grafitos de los prisioneros franceses, como los que hay en la escalera exterior que sube al piso superior.

El castillo fue levantado en el siglo XIV para repeler los continuos ataques de los piratas. En 1534, Miquel Anglada, señor alodial de la isla, cedió el castillo a los jurados de la Universitat de la Ciutat y del Reino de Mallorca, institución que detentó el castillo hasta 1716, momento en que pasó a ser dirigido por el gobernador militar de Cabrera.