El Consell de Mallorca

Justo al lado del Ayuntamiento de la ciudad, hacia la derecha, encontraremos el edifico neogótico, sede del actual Consell de Mallorca. La edificación está ubicada en la calle Palau Reial, número 1. La construcción destaca entre el resto de edificaciones por su majestuosidad y por el estilo en que fue construido ya que no tiene en su entorno ningún edificio con las mismas características.

Las obras de construcción se iniciaron en 1882 para convertirse en la sede de la Diputación Provincial de las Islas Baleares, institución creada en 1812 a raíz de las Cortes de Cádiz. Anteriormente en este solar se ubicó la antigua prisión. El diseño del edificio fue encargado al arquitecto Joaquín Pavía Birmingham. A partir de 1885 se hizo cargo el arquitecto Joan Guasp Vicens. Es uno de los mejores ejemplos del neogótico isleño.

En la fachada podemos observar las cuatro torres octogonales y cuatro pilastras intermedias coronadas por esculturas con los escudos de cada una de las cuatro islas mayores, además de un conjunto de elementos característicos del medievo como son los pináculos, almenas, molduras y los arcos ciegos, entre otros, así como el escudo de los municipios que ostentan el título de ciudad: Pollença, Inca, Alcúdia, Felanitx, Llucmajor, Manacor y Sóller. La obra escultórica de la fachada fue realizada por Llorenç Ferrer i Martí.

La escalera imperial sube a la planta noble y muestra, en el primer rellano, los ventanales con las alegorías de les Illes Balears: Menorca a la izquierda, Mallorca en el centro y las Pitiusas (Ibiza y Formentera) a la derecha. La sala de sesiones se caracteriza por una gran riqueza ornamental, donde destacan el artesonado de madera de roble, obra de Isidre Ripoll, y los vitrales de temática relacionada con la conquista de Mallorca de Faust Morell.

Una vez en el interior del edificio sobresale la escalera imperial que nos permite acceder a la planta noble. La composición de esta escalera es muy teatral. Destaca la inspiración en el gótico de Guillem Sagrera (autor de La Lonja de Palma) que se pueden observar en los elementos del rellano de la escalera. La vidriera que ilumina la escalera es otro de los elementos que ayudan a realzarla. Ésta es obra de Faust Morell i Ballet que representó alegorías femeninas donde cada una de ellas representa a Mallorca, Menorca e Ibiza respectivamente. En la planta noble destaca la sala de sesiones, obra del arquitecto Guillem Reynés. De ella destacan las vidrieras, obra de Faust Morell, relacionadas con la temática de la conquista de Mallorca. Otros elementos a destacar son el artesonado de manera de la sala realizado en roble, obra de Isidre Ripoll. También cabe destacar el mobiliario de esta estancia. Cuando se construyó el edificio y se optó por el neogótico se hizo con todas sus consecuencias no ciñéndose únicamente a elementos arquitectónicos, escultóricos o pictóricos sino que se pretendió que abarcarse hasta el último elemento del edificio. Los asientos están decorados con personajes históricos o folclóricos portando cada uno un escudo de un municipio de las Islas Baleares. En esta misma planta también destaca la sala de Presidencia donde actualmente la presidenta del Consell de Mallorca realiza las audiencias. En esta estancia destaca el artesonado neomudéjar.

El edificio también alberga en sus paredes una importante colección pictórica de pintura mallorquina de la segunda mitad del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Entre los pintores cabe destacar a: Antoni Ribas, Joan O’Neille, Joan Bauçà, Gaspar Terrassa, Antoni Fuster, Francesc Maura, Vicenç Llorens, Faust Morell, Ricard Anckermann, Joan Fuster, Llorenç Cerdà, Fuster Valiente y Blanes Viale, entre otros.

Desde 1979, momento en que se repartió el patrimonio de la extinta Diputación Provincial, el edificio en cuestión se convirtió en la Sede del Consell de Mallorca. Actualmente es la sede de los plenos de la institución y de su presidencia.

La institución insular es el órgano de gobierno y administración de Mallorca que gestiona importantes competencias. La regulación de los Consells como instituciones de naturaleza autonómica ha quedado regulada por la última reforma del Estatuto de Autonomía acontecida en el 2007.