El Parlament de les Illes Balears

Para acceder a la entrada principal del edificio del Parlament, debemos bajar por la misma calle Palau Reial y girar a la derecha por la calle Conquistador. Casi al final de esta calle, a la izquierda, encontraremos la entrada al edificio.

El edificio actual fue construido sobre un solar donde antiguamente se ubicó el Convento gótico de San Domingo, edificio conventual que fue desamortizado y demolido en 1836. En una parte de este solar el Casino Balear en 1848 decidió construir su sede, obra del arquitecto Antoni Sureda i Villalonga. En 1851 esta entidad social se fusionó con el Liceo Mallorquín creando el Círculo Mallorquín. Esta nueva sociedad tuvo entre sus socios a la aristocracia y a la alta burguesía mallorquina. A partir de 1983 se convirtió en sede del Parlament de les Illes Balears.

La mayor parte del aspecto actual del edificio se debe a una remodelación prácticamente integral encargada al arquitecto catalán Miquel Madorell i Rius. La reforma se empezó en 1913 y finalizó en 1918. En ella se modernizó y ensalzó la sociedad incorporando las nuevas prestaciones para los asociados tales como un ascensor, un restaurante o una barbería, entre otros.

La fachada de la calle Conquistador de estilo modernista se realizó durante la reforma de 1913. En ella podemos observar claramente las tres plantas de que consta el edificio y una importante decoración modernista que se concentra en las columnas, puertas y ventanas. De la fachada destaca el balcón central y el arco superior donde está enmarcado el escudo de Mallorca y alrededor el nombre “Círculo Mallorquín”.

Del interior del edificio destacan importantes espacios como:

La Sala de las Cariátides, actualmente es el lugar donde se realizan las sesiones plenarias de la institución, fue decorada por el pintor Ricard Anckerman con elementos de la mitología clásica. Este es uno de los espacios más esplendorosos del edificio. Antiguamente era la sala de baile del Círculo Mallorquín.

La Sala de los Pasos perdidos, espacio contiguo a la sala de las cariátides, y conocido también como el salón rojo, contiene dos interesantes cuadros. El primero es de Ricard Anckerman “La entrada del rey Jaime I el Conquistador en Medina Mayurqa” y otro de Joan Bauzà titulado “La visita de Carlos V a Palma”.

La Sala Montenegro debe su nombre a que fue decorada por el pintor mejicano Roberto Montenegro en 1914. El Salón de cortesía, ubicado justo al lado de esta sala, era el espacio dedicado a salón de lectura. Ambos en la actualidad ocupan espacios destinados a la presidencia del Parlament.

La Sala Verde, actualmente destinada a sala de comisiones del Parlament, fue antiguamente la sala de esgrima y juego. Está decorada con pinturas del pintor catalán Aurelio Tolosa y también contienen unas interesantes vidrieras modernistas.

La biblioteca de la institución también destaca por su belleza plasmada en el mobiliario. Está abierta al público y consta de unos 16.000 volúmenes especializados en temas jurídicos.

Este edificio se convirtió a partir de 1983 en sede del Parlament de les Illes Balears y actualmente en él se desarrollan las funciones legislativas propias de la institución. En 1980 la Academia de San Fernando declaró Monumento Histórico Artístico diversas estancias y en 1990 fue declarado en su totalidad Bien de Interés Cultural —BIC-.

El acceso a la institución está permitido para la biblioteca y los plenos. El día de la Comunidad Autónoma de les Illes Balears suelen celebrar una jornada de puertas abiertas.