El Reino de Mallorca, parte de la Corona de Aragón

Tras su reintegración a la Corona de Aragón (1343), el Reino de Mallorca conservó sus instituciones, hasta que fueran abolidas por el Decreto de Nueva Planta. En consecuencia, su única vinculación con el resto de territorios de la Corona fue compartir el mismo rey y la asistenciaa las Cortes Generales. Los reyes, como también era habitual en tiempo de la dinastía privativa de Mallorca, no residían en Mallorca, sino que delegaban sus atribuciones en un gobernador o en un lugarteniente, que gobernaba el Reino en su nombre. La Universidad de la Ciudad y Reino de Mallorca y su consejo -posteriormente denominado Gran i General Consell- se convirtieron en el máximo organismo del Reino, con unas atribuciones parecidas, pero de menor rango, a las que tuvieron las cortes en los otros territorios de la Corona. En el Consejo estaban representados los diferentes estamentos de la Ciudad (los caballeros, los ciudadanos, los mercaderes, los menestrales) y el conjunto de los habitantes delaPart Forana (forans o pagesos). El sistema de representación distaba mucho deser proporcional. Ninguno de los jurados era forà yel número de los consejeros de la Ciutat —aunque estaban divididos en estamentos- rebasaba ampliamente a los dela Part Forana, que sólo constituían, aproximadamente, una tercera parte del total. Las continuas quejas de los forans no pudieron impedir que se primasen los intereses de la Ciudad. La gente de las villas veía cómo la Part Forana era objeto, globalmente, de una fiscalidad que no estaba acorde con la riqueza de sus vecinos. Y los forans también se daban cuenta que una parte significativa de la aristocracia ciudadana, particularmente la que tenía un origen forà, conseguía eludir la fiscalidad mediante diversas artimañas. Por otra parte, la mayoría de inversiones y gastos se concentraban en la Ciudad. Los forans también se quejaban de las continuas malversaciones de los fondos públicos que protagonizaban los diferentes bandos o facciones que luchaban por el control de la Universidad del Reino de Mallorca. Se había sembrado la semilla del conflicto armado entre la Part Forana y las clases dirigentes de laCiutat, que brotó por primera vez en 1391, y que estalló de manera estrepitosa en la Revolta Forana de 1450.