El Sector Oeste. Edificio C

La inexistencia de referencias literarias a Sanisera posteriores al siglo I d.C. y el hecho de que Severo, a principios del siglo V, no la mencione, parecen un claro síntoma de que hacía años, o más bien siglos, que su población había pasado ya a un segundo plano. De todas formas, la arqueología nos demuestra que continuaba habitada, tanto por los materiales que encontramos en su solar, como por una serie de estructuras que se han ido desenterrando.

En uso en el siglo IV d.C., se ha localizado un edificio situado en el lado occidental del yacimiento. De esta construcción se han excavado un total de ocho habitaciones, todas ellas de planta cuadrada o rectangular. Gracias a los datos obtenidos durante los trabajos arqueológicos se ha podido apreciar que dos de ellas estarían destinadas a vivienda, otras dos a almacenes, una a corral, dos a trabajos industriales y dos a patios. Dicho edificio se pudo relacionar con una explotación agrícola-ganadera, con algunos detalles de carácter productivo. Esta producción queda reflejada, entre otras cosas, por la presencia de dos depósitos interconectados. Desgraciadamente hasta día de hoy no se ha podido determinar que tipo o tipos de productos se elaboraron en el lugar, aunque no puede desestimarse una producción vinícola como la que nos testimonia Severo de Menorca cuando nos habla de unas viñas, una prensa y una cuba localizadas en el campo menorquín. Volviendo a los datos que se tienen de este Edificio C, todo apunta a que dicha edificación estaría funcionando hasta como mínimo el siglo VI d.C.