El Sector Oeste. Necrópolis

A partir del siglo V d.C. se reducen considerablemente los materiales encontrados en los aledaños de Sanitja, aunque siguen apareciendo pequeñas cantidades de materiales de los siglos VI y VII d.C., cosa que evidencia una ocupación humana del lugar presumiblemente continuada.

También en este sector occidental, a unos 20 metros al norte del Edificio C, en medio de una serie de muros y estructuras de diversa índole, aparecieron un mínimo de 21 enterramientos. Estas tumbas eran del tipo cista y/o cubierta de opus signinum. A pesar de que no se pudieron datar con precisión, todo apunta a que han de corresponder a un momento bastante avanzado de la ocupación antigua del yacimiento. Por paralelos, parece ser que estas edificaciones deberían de datarse entre los siglos V y VII d.C., y que serían monumentos funerarios iguales a los encontrados pegados a la basílica de Fornells en Menorca, a la basílica de Son Peretó en Mallorca, y en el centro histórico de Ciutadella. El hallazgo, en este sector de la necrópolis, de un fragmento de mensa de mármol, unos supuestos platos litúrgicos y una serie de muros hechos con sillares, permitieron plantear la posibilidad de la presencia de una basílica en este lugar. Otros autores van más allá y proponen interpretar los restos como pertenecientes a un monasterio. Desgraciadamente, hasta que no se complete la excavación del lugar, será imposible decantarse hacia cualquiera de las dos opciones.

Cabe destacar que la mayoría de los elementos cerámicos correspondientes a los siglos V, VI y VII d.C., encontrados en Sanitja, provienen de las zonas cercanas a Cartago, en lo que es, a día de hoy, la actual Túnez. Otros materiales de la época, pero ya en menor número, llegaron de la vecina isla de Ibiza, del sur de la Galia, y del extremo oriental del Mediterráneo.