Es Clot des Guix

Es un yacimiento con restos vándalos y bizantinos. Recibe esta denominación porque consistía en una explotación para extraer la materia prima para fabricar yeso (guix). Se encuentra en el centro de la península norte de la isla, en un lugar rodeado de escarpados donde hoy se intercalan zonas de garriga y pinar. Los restos arqueológicos las documentó J. Camps en 1962 con las siguientes palabras: Se trata de un poblado amurallado de estructura talayótica con base de bloques pequeños colocados en seco. En el centro del conjunto aparecen unas habitaciones rectangulares de estructura muraría de técnica diferente, a base de fragmentos de arenisca retocados, de tamaño regular y montados también en seco.

Se encontraron varios restos de cerámica de terra sigillata, algunas con decoraciones estampadas. Lo más importante fue poder identificar una serie de producciones de “cocina tardorromana modeladas a mano o a torno lento”, las cuales daban una cronología de los siglos V y VI d.C. (incluso de finales del IV y principios del VII). Se ha demostrado una inexistencia total de material talayótico, por lo que su fundación es posterior.

Las estructuras del yacimiento están hechas con piedra pequeña colocada aparentemente en seco. A pesar del mal estado de los restos, parece intuirse algunas habitaciones de planta cuadrangular y, en su extremo más oriental, hay un muro aparentemente de planta semicircular. Estas estructuras ocupan una superficie de 1.350 m2, pero originalmente tenían que ocupar más, ya que en la edad contemporánea se vieron afectados por el orificio que allí se realizó para sacar el yeso. Posteriormente, otro excavador hizo otro orificio pegado al del guix, el cual dejó al descubierto lo que parece una pequeña cisterna o depósito con las paredes recubiertas con opus signinum.