Datos y descargas

Dificultad:
Ninguna. La ruta transcurre por el interior de la ciudad y por carretera rural.
Duración:
Si se hace entera, se necesita un día para la ciudad y medio día para visitar los lugares indicados del interior de la isla.
Longitud:
Unos 2 km. de paseo circular por el interior de la ciudad, y unos 20 km. para acceder tanto de Palma a Miramar como de Palma al monte de Randa.
De interés:
Miramar y Randa pueden visitarse aprovechando excursiones a través del interior de la isla. Además de su interés luliano se trata de dos lugares privilegiados: el primero por su situación entre la Serra de Tramuntana y el mar, y el segundo por su posición central. La panorámica –diferente en cada caso– que se divisa en ambos sitios es incomparable.
Descargas:

Introducción

El itinerario de Ramón Llull consta de dos partes, una de carácter urbano y otra de tipo rural. La primera se refiere a los distintos lugares de Palma relacionados con su persona y diversos episodios de su vida. Comienza con el sitio donde estaba ubicada la casa donde nació y continua con la visita a diferentes lugares importantes en relación con su figura (incluyendo alguna leyenda famosa) y con las actividades de sus continuadores (lo que se conoce como lulismo). Una visita obligada es la de su tumba, situada en una capilla de la iglesia de Sant Francesc que le está dedicada. Cabe indicar que el recorrido también hace hincapié en la iconografía luliana y en diferentes bibliotecas que contienen valiosos manuscritos lulianos.

La segunda parte del itinerario se centra en tres lugares de gran relieve luliano: el monasterio de la Real, la finca de Miramar y, el entorno y la montaña de Randa, con sus tres santuarios (Gracia, Sant Honorat y Cura), surgidos a partir de la presencia de ermitaños y seguidores de Ramón Llull.

La figura de Ramón Llull

Hacia el año 1233, pocos años después de la conquista de Mallorca, nació Ramon Llull, hijo de Ramon Llull y Elisabet d’Erill, miembros de una familia aristocrática catalana que se estableció en la isla con Jaime I.

Durante su adolescencia entró al servicio del rey como paje y a los 24 años fue honrado con los cargos de Senescal y Mayordomo del heredero real, Jaime II. Se casó con Blanca Picany, con la que tuvo dos hijos: Domingo y Magdalena.

Cuando ya tenía algo más de 30 años de edad, estaba componiendo un poema amoroso y le llegó la conversió. A partir de este momento se marcó tres misiones: morir mártir por Cristo, cristianizar y fundar colegios para preparar a personas para desarrollar la cristianización.

Para realizar estas tareas, lo dejó todo y viajó por todo el mundo conocido para predicar la palabra de Dios: estuvo en tierras de África, en Oriente, en Roma…
En el año 1276 vio uno des sus objetivos cumplidos: la creación de la escuela misionera para preparar gente para convertir a los paganos, ubicada en Miramar, gracias al beneplácito de Jaime II.

Existen dudas en torno a su muerte y consiguiente enterramiento. Algunos historiadores piensan que Ramon Llull murió en 1315, cuando regresaba de su viaje de Túnez hacia Mallorca y ciertos cronistas afirman que fue linchado por una turba de airados musulmanes. Está enterrado en la iglesia del convento de San Francisco de Palma.

En cuanto a su doctrina, Ramon Llull era un profundo seguidor, como buen franciscano, del pensamiento de Bacon y San Buenaventura, aunque Llull introdujo una gran innovación al incluir el pensamiento moral caballeresco dentro de la filosofía y la teología de su tiempo (ya que él era un cortesano).Es por ello que Llull se embarcó también en una cruzada en pro del pensamiento místico y caballeresco en contra del racionalismo a ultranza representado por el pensador cordobés Averroes.

Aunque defendió el cristianismo a ultranza, Llull amaba y comprendía el pensamiento musulmán y respetaba en gran medida sus avanzados sistemas. Así, en su primer libro utiliza la lógica de los científicos árabes, su simbología, su álgebra y sus razonamientos.

La obra escrita de Llull

Ramón Llull estableció las bases del catalán como lengua literaria. En el siglo XIII sólo se escribía en latín, pero él no sólo utilizó el latín, sino también el árabe (para su labor misionera) y el catalán (su lengua materna).

Escribió 243 libros que incluían materias muy diversas: la filosofía (Ars magna), la ciencia (Arbre de sciència, Tractat d’astronomia), la educación (Blanquerna, que incluye el Llibre de Amic e Amat), la mística (Llibre de contemplació), la gramática (Retòrica nova), la caballería (“Libro del Orden de Caballería”), novelas (Llibre de meravelles, que incluye el Llibre de les bèsties), poesía (Hores de Nostra Dona Sancta Maria, Lo Concili, Plant de la Verge…) y muchos otros temas, que el mismo autor de inmediato tradujo al árabe y al latín.

Iglesia de Santa Margalida

Iniciamos la ruta en la Iglesia de Santa Margalida, la cual se encuentra al principio de la calle de Sant Miquel (zona plaza de España) junto al Hospital Militar.

Se trata de la iglesia gótica más antigua que se conserva en la ciudad sin reformas importantes, con muestras de la época de Llull, como el sepulcro de Guillermo de Torrella (1267). Es posible que fuese allí donde Llull escuchó el sermón de un obispo sobre San Francisco, que acabó de persuadirle para cambiar de vida.

Iglesia de Sant Miquel

Para llegar a este punto desde la Iglesia de Santa Margalida debemos continuar por la calle de Sant Miquel unos 250 metros sentido Plaza de Cort y a la derecha podremos observar el portal de esta iglesia.

En el lado superior izquierdo del portal de acceso existe una imagen esculpida de Ramón Llull, obra de Pere de Santjoan (1398), el cual realizó todo el conjunto del tímpano. Ya en su interior, en la última capilla del lateral izquierdo (Evangelio), se halla un retablo barroco dedicado a Llull. Destaca la predela, que recoge el martirio, el entierro y la leyenda de un Ramón Llull joven que, montado a caballo, entró en la iglesia de Santa Eulàlia persiguiendo a una dama. Cabe destacar que la escena del entierro es idéntica a la del cuadro homónimo de Miquel Bestard conservado en el Ayuntamiento.

Plaza Mayor

Para ver este punto, seguiremos por la calle San Miguel unos 150 metros. Al acceder a la plaza, giraremos a la derecha. A unos 25 metros, en la pared y a una altura de unos 5 metros, encontramos la placa conmemorativa inaugurada el 1888 que recuerda, según la tradición, donde se situaba la casa natal de Ramón Llull.

Ayuntamiento de Palma

Atravesaremos la Plaza Mayor y continuaremos en línea recta por la calle Colón hasta llegar a la Plaza de Cort, lugar en el que se encuentra el Ayuntamiento.

Pueden verse dos pinturas sobre Llull, una del siglo XVII, obra del pintor Bestard, que representa el entierro, ya mencionada, y un retrato pintado por Ricardo Anckerman, así como un busto de Llorenç Rosselló, en la sala de plenos.

Iglesia de Santa Eulàlia

Para llegar a este punto, debemos girar a la izquierda en la Plaza de Cort y seguir unos 75 metros hasta llegar a la puerta de la iglesia.

En esta iglesia se sitúa una famosa leyenda relacionada con Ramón Llull. Según ella, Llull, siendo joven, entró montado a caballo en la iglesia, persiguiendo a una dama de la cual estaba enamorado. Al sentirse acosada, la mujer le descubrió sus pechos cancerígenos, cosa que habría turbado enormemente a Llull. El episodio, espurio, fue recogido por Joan Alcover en su poema «Mallorca i Ramon Llull». En una de las capillas del lado de la Epístola (derecho) podemos observar una de las típicas representaciones pictóricas de Llull de los siglos XVII-XVIII, de las que existen docenas en Mallorca: sentado, con un libro abierto y una pluma, mirando hacia el cielo, frente al mar y con un paisaje de la Serra de Tramuntana al fondo.

Iglesia de Sant Francesc

Desde la iglesia de Santa Eulàlia, si salimos del templo, debemos tomar hacia la izquierda, por la calle Convent de Sant Francesc y al finalizar ésta, a la izquierda, veremos la plaza con la Iglesia de Sant Francesc.

En el tímpano de la parte superior del portal de la fachada hallamos un conjunto escultórico de estilo barroco con las imágenes de Duns Escoto (derecha) y Ramón Llull (izquierda). En su interior, en la capilla de la Puridad (segunda capilla radial del lado izquierdo del presbiterio), se encuentra el sepulcro donde reposan los restos de Ramón Llull. Fue diseñado por el lulista Pere Joan Llobet y realizado en el año 1487 por Francesc Sagrera. Es de alabastro, con la figura yaciente del maestro. En la parte inferior se hallan vacías las hornacinas que debían contener las imágenes alegóricas de las siete artes medievales, el Trivium (Gramática, Retórica y Dialéctica) y el Quadrivium (Aritmética, Geometría, Música y Astronomía). En el centro están los escudos de Mallorca, de los Reyes Católicos y del linaje Llull. La capilla nueva, situada en el lateral del Evangelio de la nave, contiene sendas pinturas sobre Llull de Miquel Bestard, además de la representación de las siete artes liberales del retablo.

En la capilla de Sant Onofre (primera del lateral derecho) podemos ver el sepulcro de estilo renacentista de Joan Cabaspre, lulista fallecido el 1529. Y en la Sacristía se conservan unas reliquias de los restos de Llull, consistentes en una parte de la mandíbula y diversos fragmentos de huesos.

Convento de Sant Jeroni

Debemos coger a la derecha por la calle de Ramon Llull, unos 200 metros, entrando en la calle del Temple. Esta calle nos obliga a girar hacia la derecha y seguimos unos 90 metros en línea recta y encontraremos la iglesia y el convento de Sant Jeroni.

Se trata de un convento situado en el mismo lugar donde en la Edad Media hubo una comunidad de beguinos (1317-1335) y otra de monjas de la tercera regla de San Francisco, grupos muy próximos a la espiritualidad de Llull.

La Sapiència

En la misma plaza de Sant Jeroni, en el número 1, se encuentra La Sapiència.

Este edificio guarda numerosos manuscritos lulianos, algunos muy antiguos y de gran valor. Sobre el portal de acceso podemos observar un relieve que recoge la famosa leyenda de la mata escrita. Y en el centro del patio interior hay una escultura de Ramón Llull (1929). Además, esta institución fue creada en el año 1635 bajo el patronato de uno de los descendientes de Ramón Llull, el canónigo Bartolomé Llull.

Museo de Mallorca

Desde la calle de Monti-sion, seguiremos hacia la izquierda unos 90 metros hasta llegar a un cruce de calles. Giraremos a la izquierda por la calle Pont i Vic, y a unos 125 metros, ya en la calle Portella, encontramos la entrada del Museo de Mallorca.

La imagen más antigua que se conserva en Mallorca de Ramón Llull puede verse en la predela de Joan Desí (hacia 1500) que representa a Ramón Llull predicando a los musulmanes. También podemos remarcar una pintura de Rafel Móger, Nostra Senyora de la bona mort, que contiene una inscripción objeto de polémica en 1483, con el telón de fondo de las luchas entre lulistas y antilulistas. Otra representación más moderna de Llull es el Mascarón de Proa del barco Lulio, obra de Ricardo Anckerman.

Estudi General Lul·lià

Para llegar a este punto, desde el Museo de Mallorca, iremos a la izquierda por la calle de la Portella unos 40 metros hasta llegar a la intersección con la calle de la Pureza. Giraremos a la izquierda por la calle Sant Pere Nolasc, seguiremos por la calle Capiscolat y giraremos a la derecha ya en la calle de Sant Roc. A unos 45 metros a la izquierda encontraremos la sede del Estudi General Lul·lià.

Fue creado en el año 1483 y su primera cátedra se dedicó al estudio de la obra de Ramón Llull.

Catedral de Mallorca

Iremos a la derecha hacia la calle de l’Estudi General Lul·lià y giraremos a la izquierda, aproximadamente a unos 100 metros, hasta llegar a la calle del Palau Reial. En este punto giramos a la izquierda y a unos 60 metros a la izquierda está la Catedral.

En la fachada principal o de la Almudaina, hacia la mitad del alzado, a la izquierda, destaca la escultura de Guillem Galmés que representa a Ramón Llull (1878). Le siguen las de San Pedro, San Pablo y Santa Catalina Thomàs. En la parte del Mirador hay grabados dos grafitos del Árbol de la Ciencia luliano. Ya en el interior, la representación más destacada de Llull la constituye una pintura de Guillem Mesquida (s. XVIII), en la capilla de la Puríssima Concepció (primera del lateral izquierdo). En la siguiente, dedicada a Sant Sebastià hallamos una estatua de Ramón Llull, obra de Juan Muntaner (s. XVIII).

Asimismo, cabe indicar que en la capilla del Sagrat Cor de Jesús (segunda del lateral derecho) tenemos los sepulcros de Beatriz de Pinós y de Pere Joan Llobet, dos lulistas del siglo XV. Y, en este mismo lateral, hay otra capilla con materia luliana. Se trata de la sexta, dedicada a Nostra Senyora de la Corona, que el antes mencionado Bartolomé Llull, convirtió en patronazgo de Ramón Llull, cuya imagen puede verse en el medallón de la reja de hierro.

Biblioteca Bartomeu March

Desde la puerta principal de la Catedral, iremos a la izquierda unos 60 metros y a nuestra izquierda veremos las escaleras de la Costa de la Seu. Bajaremos por ellas y al final, a la derecha, se encuentra la biblioteca.

Es la biblioteca mallorquina con mayor volumen de bibliografía luliana en la actualidad, que además tiene en depósito los manuscritos y la biblioteca de la «Maioricensis Schola Lullistica», una entidad que reúne a los lulistas de todo el mundo.

Passeig Marítim

Iremos hacia la derecha hasta la plaza de la Reina, giraremos a la izquierda por la Avenida de Antoni Maura y al finalizar ésta, a la derecha, se halla el monumento que dedicó la ciudad de Palma a Ramón Llull en 1967. Se trata de una escultura de bronce obra de Horacio de Eguía, con tres textos diferentes en catalán, latín y árabe.

Biblioteca Pública de Mallorca

Desde la estatua del Paseo Marítimo, seguimos a la izquierda por el Passeig de Sagrera pasando por La Lonja y llegando al Consolat de la Mar. A la derecha cogemos la calle que nos lleva hasta la Plaza de la Drassana. Al llegar a la plaza giramos a la izquierda por la calle de Sant Pere y en la segunda calle giramos a la derecha por la calle Sant Llorenç. Al final de esta calle giramos a la izquierda por la Costa de Sa Creu y a unos 45 metros a la derecha encontramos la entrada al edificio.

Posee una gran cantidad de manuscritos de Llull y otros de carácter luliano, así como unas estanterías del siglo XVII procedentes de Montesión con escenografía luliana. Se ubica en la plaza de la Puerta de Santa Catalina, nº 24.

Monasterio de la Real

Se encuentra yendo hasta el final de la calle de General Riera hasta llegar a la rotonda. Tomaremos el Camí dels Reis, giraremos a la derecha hacia la carretera de Valldemossa y a unos 200 metros a mano izquierda nos encontraremos con el desvío hacia La Real.

Fue allí donde Llull realizó una buena parte de sus estudios y escribió sus primeras obras. En el centro del claustro destaca una escultura de Ramón Llull, obra de Andreu Orell Salvá (1952). También cabe remarcar la lápida sepulcral del P. Antonio R. Pascual, importante lulista del siglo XVIII, que fue abad de la Real. Y en la Sala Capitular podemos observar sendos cuadros con los retratos de Ramón Llull y el padre Pascual.

Son Rapinya

Para llegar desde La Real se vuelve a coger el Camí dels Reis todo recto, pasando la rotonda de Sa Vileta, seguimos en la misma dirección hacia la rotonda de Son Rapinya, en la cual giramos a la derecha y entraremos en el lugar.

Antiguamente existía la finca de Son Llull (donación realizada por Jaime I a favor de Ramón Llull padre, que aparece en el Llibre del repartiment). Hoy en día sólo su recuerdo permanece a través del nombre de una calle.

Miramar

Para llegar a Miramar se tienen que llegar a Valldemossa y, de aquí, tomamos la carretera Ma-1130. Giraremos a la derecha por la desviación hacia Deià. Pasaremos la gasolinera, el restaurante Can Costa, Son Galceran, Hotel el Encinar (Ca Madò Pilla) y, a unos 600 metros después, a la izquierda, encontraremos la indicación con el topónimo de Miramar.

Allí Ramón Llull fundó en el año 1276 un centro de estudio para misioneros. Su vida fue efímera pues sabemos que en 1295 ya había cerrado sus puertas. No muy lejos de la casa se encuentra la denominada cueva de Ramón Llull donde, según la tradición, Llull iba a rezar y meditar.

Randa

Para llegar a Randa se puede ir por la carretera de Manacor hasta Algaida. Cogemos la carretera MA-5010. Se pasa el desvío de Castellitx y, desde éste, a 1,5 km aproximadamente, encontraremos el desvío a Randa.

Fue el monte elegido por Llull para dedicarse algún tiempo a la vida contemplativa y donde tuvo algunas revelaciones. Aunque no se sabe exactamente el sitio donde se estableció, subiendo nos encontramos con tres lugares relacionados con su estancia.

En primer lugar, la ermita de Gràcia, fundada en el siglo XV por franciscanos observantes. A continuación, la ermita de Sant Honorat, edificada en 1394. Y en la cima, el santuario de Cura, con una cueva que la leyenda define como su habitáculo.

Por otra parte, se sabe por la documentación que la familia Llull poseía una propiedad situada en el entorno del monte. Todavía no se sabe con certeza cuál era, pero todo hace pensar que debía tratarse de las actuales fincas de Sa Mata Escrita o Pola.

Datos y descargas

Dificultad:
Moderada.
Duración:
1 hora.
Longitud:
aproximadamente 1 kilómetro a pie.
De interés:
Explanada exterior, patio de armas, Museo de Historia de la Ciudad, Capilla de Sant Marc, Sala Jovellanos, plataforma superior.
El precio de la entrada general al castillo cuesta en torno a 2,10 €.
Hay un aparcamiento gratuito en el exterior del recinto.

Todos los puntos de este recorrido transcurrirán en el entorno inmediato y en el interior del castillo de Bellver. Esta fortaleza se encuentra situada a unos tres kilómetros al suroeste de Mallorca, sobre un monte de 112 metros de altura. Tiene vistas panorámicas de Palma, la Serra de Tramuntana y el plano central de Mallorca. Para acceder a él desde la Avenida de Joan Miró, viniendo del centro de Palma, tomaremos la segunda calle a la derecha, Camilo José Cela, la cual nos dirigirá a las puertas de entrada del recinto del bosque del castillo. Traspasamos las grandes puertas y recorremos a pie o en coche todo el camino de curvas hasta llegar a la fortaleza.

Descargas:

Introducción

El castillo de Bellver, joya gótica que domina la bahía de Palma, ha sido testimonio de numerosos acontecimientos y, como fortaleza, residencia real y prisión, ha alojado a ilustres personalidades. Se construyó entre los años 1300 y 1311. La primera acción bélica aconteció en 1343, durante la campaña de reincorporación del reino de Mallorca a la corona de Aragón. Tras un asedio a la fortaleza, comandada por el alcaide Nicolau Marí y una guarnición de ochenta soldados, se rindió a las tropas de Pere el Ceremoniós, rey catalano-aragonés que se coronó como rey de Mallorca en la Catedral. El castillo se convirtió en prisión de muchos fieles al último rey de Mallorca, Jaume III, quién murió en la Batalla de Llucmajor. Violant de Vilaragut, viuda del rey, y sus hijos Jaume e Isabel fueron encarcelados aquí. Entre 1802 y 1808 acogió a su prisionero más ilustre, el político e intelectual Jovellanos.

En cuanto a su función palaciega, en 1394 acogió a la corte catalano-aragonesa de Joan I y su esposa Violant de Bar, quienes, juntamente a un largo cortejo de caballeros y funcionarios reales, huían de la peste que asolaba Barcelona y las tierras continentales. Pero tras este efímero acontecimiento cortesano, la historia del castillo contiene más episodios de prisión y de desgracias que de residencia palatina.

Bellver es uno de los cuatro únicos castillos europeos de planta circular, con el de Restormel (Cornualles), el de Michelstetten (Baja Austria) y el de Montaner (Bearne). El Castel del Monte (1240) es parecido, pues cuenta con una planta poligonal con dos ejes de simetría.