Foro

A continuación, se puede acceder al área del foro, la plaza pública que marcaba el centro político, social, religioso y económico de Pol·lèntia. El templo capitolino, dedicado a los dioses Júpiter, Juno y Minerva, constituía el edificio mayor de la plaza, pero se han hallado también dos pequeños templetes dedicados a divinidades que no han sido reconocidas, una calle porticada, un edículo probablemente fundacional y una pequeña manzana de tabernas(tiendas). Se localizó también un edificio que podría corresponder, por su planta, a una curia o bolsa. Asimismo, se han hallado gran cantidad de inscripciones honoríficas y esculturas, algunas de las cuales están expuestas en el Museu Monogràfic de Pol·lèntia, y una necrópolis de época tardía con más de un centenar de tumbas de inhumación. Pese a que a finales del siglo III d.C. el foro fue saqueado y destruido, en época bizantina volvió a ser ocupado, ya que se ha encontrado en él un recinto fortificado.

A principios de los años 80 se decidió continuar con las excavaciones en la finca llamada Santa Anna d’en Reynés, donde se intuía la localización del foro de la ciudad, centro de la vida política, social y religiosa de los romanos, y donde continúan actualmente los trabajos.

El conocimiento del foro de Pol·lèntia ha mejorado notablemente durante las últimas campañas con el estudio geométrico de los edificios y el trazado de la ciudad, puesto que la regularidad existente, característica de la planificación de toda ciudad romana, ha permitido establecer diversas hipótesis vinculadas con la extensión y configuración de la plaza.

Los foros romanos eran los centros neurálgicos de las ciudades romanas. Originalmente estaban destinados a finalidades comerciales con sus mercados (tabernae). Más tarde se consolidaron como el foco de la vida política ciudadana y también religiosa, con edificios como la basílica, el templo o templos, el comitium, el tesoro, la curia y el archivo.