Hort del Rei

Desde la catedral nuestro itinerario puede tomar dos caminos totalmente opuestos: a la izquierda hacia los baños árabes de la calle de Can Serra y a la derecha hacia l’Hort del Rei. Continuaremos por este último.

Descendiendo hacia la plaza de la reina, por la calle Conquistador, puede contemplarse la fachada Este del Palacio de la Almudaina y los jardines de l’Hort del Rei, antiguamente utilizado para abastecer a los habitantes del Palacio. Junto al huerto se extendía un brazo de mar que enlazaba con el torrente de la Riera, que entraba en la ciudad por la Rambla y el Borne.

Los actuales jardines de la Glorieta dedicada al poeta Joan Alcocer ocupan el solar del antiguo convento de San Francisco de Paula y éste el de una mezquita y unos baños públicos muy citados en la documentación medieval. Los baños eran los de la porción de Nunó Sanç, cerca del puente Jusà. Parece que éstos tomaban el agua de una cenia y de la acequia de Ayn al-amir, ya que cerca se encontraban dos estanques unidos a los baños por la acequia.

Por la calle Antonio Maura y dando entrada a la calle del Mar se encuentran los restos de una puerta de la muralla islámica recientemente restaurada. Saliendo por ella podemos imaginar una zona libre de edificaciones que se entendía entre la muralla y el mar, en la que sólo se desarrollaban actividades relacionadas con la navegación, en torno a los muros de la atarazana.