Hotel Montesol

En este paseo se inauguraron dos hoteles en el año 1933, precisamente el año en que en Eivissa se creó el Fomento del Turismo y que es la fecha en que, además de estos dos hoteles, se inauguran el Hotel Portmany en Sant Antoni y el Hotel Buenavista en Santa Eulàlia, que pueden considerarse, junto con los dos hoteles del paseo, como los primeros alojamientos que pretenden dar respuesta a las expectativas de un turismo de calidad substituyendo a las antiguas fondas y a las casas de particulares. Los primeros cruceros procedentes de Barcelona o de Palma ya empezaban a aportar una cantidad importante de turistas a la isla y en el Diario de Ibiza se hacían peticiones para que se desarrollara una industria turística en la isla.

En el número 2 del paseo todavía hoy se encuentra uno de estos dos hoteles inaugurados en el año 1933: el Hotel Montesol, obra de Joan Gómez Ripoll “Campos” nacido en Eivissa en el año 1888. Como muchos ibicencos de su generación, marchó a Cuba de donde volvió en el año 1929. Esta estancia en Cuba le permitió conocer una estética claramente colonial que queda reflejada en la fachada de este hotel que, en la fecha de su inauguración, el 3 de junio de 1933, se denominó “Gran Hotel”.

El hotel se caracterizó, desde un primer momento, por la grandiosidad y el lujo. Inicialmente tenía un gran vestíbulo, comedor, biblioteca y sala de fumadores.

Este hotel se convirtió en el símbolo del inicio de la actividad turística de la isla y fue el primero en adquirir carácter internacional.

El Gran Hotel albergó en los años 30 del siglo XX la primera oficina de información turística de Eivissa, la International Tourist Office, destinada principalmente a gestionar la llegada de cruceros al puerto.

La Guerra Civil se encuentra tristemente relacionada con este hotel. Su constructor, militante del PSOE, fue ejecutado en Palma por sentencia de un tribunal militar, una vez finalizada la guerra.

En este hotel, después de la ocupación franquista de Eivissa, y una vez institucionalizada la represión, se instaló el Juzgado Militar de Instrucción desde donde se coordinaron las acciones represoras encaminadas a la búsqueda y detención de los defensores de la causa republicana.

El Fomento de Turismo d’Eivissa impulsó la reapertura, creando una sociedad que aportara los fondos que el hotel necesitaba para volver a funcionar. Finalmente, el 14 de junio de 1946, se reinauguró el Gran Hotel, ahora con el nombre de Hotel Ibiza. A partir de 1958 pasó a denominarse Hotel Montesol.

En el 2002 el hotel fue declarado Bien catalogado.