Iglesia de la Sang

La Iglesia de Santa Margalida hace esquina con las calles de Sant Miquel y dels Oms. Nos metemos por esta última y la recorremos hasta el final. Llegaremos a La Rambla, la atravesamos perpendicularmente y pasaremos por la calle del Jardí Botànic, subiremos por la Costa de la Sang, y llegaremos a la plaza de l’Hospital, donde en el nº 3 encontraremos el Hospital de la Sang, en cuyo interior está la iglesia.

Es el oratorio del Hospital General de Mallorca, que tiene su origen en un Breve Pontificio de 1458 que autorizaba la concentración de todos los hospitales de enfermedades contagiosas en una sola institución. Su promotor fue el franciscano Bartomeu Catany.

De la época fundacional de 1458 se conserva el pórtico de entrada, con dos arcos rebajados sostenidos por un pilar octogonal y el vestíbulo, con dos tramos de bóveda de arista. El patio de acceso a la iglesia tiene una galería neogótica, datada en el año 1865.

Destaca especialmente la iglesia de la Sang, dedicada a la Anunciación. Presenta una planta de nave única con tres capillas laterales por costado y está dividida en tres tramos cubiertos por bóveda de crucería. El presbiterio tiene una cubierta poligonal nervada y ventanas apuntadas, el cual fue reformado por Pere d’Alcàntara Penya en la segunda mitad del siglo XIX. Preside este espacio, dentro de un nicho de arco apuntado, una imagen gótica de mármol, del siglo XV, que representa a la Virgen, la cual procede del antiguo hospital de San Andrés. Las pinturas góticas del presbiterio, San Pedro a la izquierda y San Antonio a la derecha, provienen del antiguo hospital de Santa Catalina. El coro, a los pies, es una tribuna con balaustrada sostenida por un arco rebajado con bóveda de crucería. Las capillas laterales tienen bóveda de crucería, excepto la tercera de la derecha, que es la capilla barroca del popular Crist de la Sang (s. XV). En ella se encuentra el camarín neobarroco del Cristo, realizado en el año 1962. La imagen del Cristo, la más popular de Mallorca, es del siglo XVI, y fue completamente restaurada en el año 2003.

En la primera capilla de la izquierda, bajo la tribuna, hay un destacado belén tardo-gótico del siglo XVI, procedente del antiguo convento franciscano de Jesús. En la segunda capilla de la derecha, se conserva la imagen de la Virgen de la Mamella, localizada originariamente en el antiguo convento del Carmen.