Iglesia de Santa Eulàlia

Seguiremos hacia la izquierda por la calle Palau y giraremos por la primera a la derecha, en la calle de Sant Pere Nolasc. Giraremos por la primera a la izquierda y nos encontraremos en la calle Morey. La recorreremos hasta el final y nos encontraremos en la plaza Santa Eulàlia, donde vislumbraremos la iglesia con su espectacular campanario.

Consta como la primera parroquia de la Ciutat. Era la más rica y con más dominio territorial, de ahí que se proyectase su construcción a finales del XIII siguiendo el programa de 3 naves, más solemne que el de nave única (único templo parroquial mallorquín gótico con 3 naves). En el exterior destacan los arbotantes y contrafuertes, las gárgolas y la torre-campanario central de estilo neogótico. En el interior destaca el alzado dividido en arcadas apuntadas y el cuerpo de luces, con una cubierta de bóvedas cuadripartitas, sobre pilares fasciculados. La planta está dividida en tres naves, más capillas entre contrafuertes. Las dos naves laterales se prolongan hacia la cabecera en forma de girola. El presbiterio presenta cinco capillas radiales.

Es una de las cuatro primeras parroquias fundadas tras la conquista, aunque el edificio actual se edificó entre los siglos XIV y XVI. La fachada principal, con el portal mayor presidido por una imagen de la santa titular y el agudo campanario son de estilo neogótico. Las fachadas laterales muestran contrafuertes, arbotantes y pináculos. Los portales laterales son góticos, con arquivoltas ojivales y con pinturas en el tímpano.

La planta, dividida en tres naves, muestra una distribución atípica en el contexto mallorquín y es la única iglesia parroquial de Palma con esta compartimentación. Las naves están separadas por dos hileras de columnas y cubiertas por bóvedas cuadripartitas. La cabecera es poligonal, con capillas radiales, y muestra una original girola como prolongación de las naves laterales. El retablo mayor es barroco. En las capillas laterales, destacamos algunas pinturas góticas, como la Dormición de la Virgen (tercera capilla a la izquierda), el retablo de los Catlar (primera capilla a la derecha) o la tabla pictórica de San Salvador, obra de Francesc Comes (siglo XIV), además de la imagen del Sant Crist del Miracle, del siglo XIII, que goza de gran devoción. Otro elemento gótico es la trona, de madera calada, donde según la tradición, predicó san Vicente Ferrer en el año 1413. También son góticos los pequeños portales situados a cada lado del inicio del deambulatorio, provenientes de Can Tomàs del Pedrís del Born.