Iglesia parroquial de Binissalem

Una vez visitada la iglesia de Alaró, volveremos por la misma carretera hacia la Ma-13A y seguiremos en dirección a Binissalem. Ya en el pueblo, giraremos a la izquierda, hacia la calle Bonaire y seguiremos recto hasta la Plaza de l´Església. Allí nos encontraremos con la Iglesia, obra del siglo XVIII y construida sobre una iglesia anterior del siglo XVI. El impulso definitivo para su construcción fue dado por dos rectores que llegaron a partir de 1703 al pueblo, Rafel y Nadal Sabater (tío y sobrino), ya que la antigua iglesia había quedado pequeña debido al aumento demográfico de la población. La iglesia tiene una nave única, con capillas entre contrafuertes y está cubierta por una bóveda de crucería. El coro se encuentra a los pies.

De su interior podemos destacar que está hecha completamente de piedra (de sus canteras locales) de diferentes colores, al igual que el retablo mayor, obra proyectada por Fra Albert Borguny y realizada por Pere Joan Obrador, siguiendo el modelo del antiguo retablo barroco de la catedral de Palma. Se sabe documentalmente que esta obra fue bendecida en 1781.

Una vez se ha visitado la iglesia y sus retablos (la mayoría barrocos) merece la pena darse una vuelta por el casco histórico del pueblo para contemplar la gran cantidad de casals que aún se conservan. La gran mayoría datan de la época barroca y presentan uno de los conjuntos más importantes de fachadas tradicionales de Mallorca. En ellos se puede ver una evolución desde los inicios del siglo XVII hasta fines del XVIII. Para destacar alguno, podemos citar Can Sabater, en el carrer de la Concepció; Ca l´Arcadia y la rectoría, en el passeig des Born, con la logia que se abre delante de la fachada principal de la iglesia; Can Amengual, en la plaza de la Quartera; Can Morante o Can Torró. También es digna de visitar Can Gelabert de la Portella que, aunque básicamente se la puede designar como neoclásica, tiene algunos elementos barrocos, como por ejemplo el pozo que se encuentra en el patio. Todas estas construcciones, así como otras aquí no mencionadas, han consolidado el casco antiguo del pueblo como Conjunto Histórico-artístico (1983).