Iglesia parroquial de Sant Jaume

Bajamos la Costa de la Sang y al final giramos a la derecha y llegamos a la plaza de Santa Magdalena. La recorremos en dirección a la fachada de la iglesia de Santa Magdalena, a cuya derecha se encuentra la calle de Sant Jaume, donde en el nº 10 nos encontraremos la Iglesia parroquial que da nombre a la calle.

Es una de las cuatro primeras parroquias de Palma tras la conquista de 1229. El actual templo ya había iniciado su construcción en 1320, ya que su origen se relaciona con la primera organización eclesiástica de 1236. En el año 1327 ya se trabajaba en las obras del actual templo, y el maestro mayor era Jordi Despujol, pero hasta el siglo XVI no se concluyó la fábrica de la iglesia.

El exterior está transformado por reformas posteriores como el portal principal, de estilo barroco y atribuido a Miquel Thomàs, de 1776. La torre del campanario se levanta en el lado izquierdo de la fachada. En el interior, la planta presenta una nave única con seis capillas laterales rectangulares y presbiterio pentagonal, con capillas radiales. La cubierta de la nave es de bóveda cuadripartita, articulada en seis tramos. La tercera capilla de la derecha o de la Epístola está dedicada a la Inmaculada Concepción, con una imagen obra de Adrià Ferrà, de 1813 y de estilo clasicista. El retablo mayor es gótico, obra de Francesc Comes (1415).