Iglesia parroquial de Santa Creu

Continuamos hasta el final de la calle de Sant Jaume. Giramos a la derecha por la Avenida de Jaime III y la recorremos hasta su fin. Giramos a la izquierda hasta encontrarnos con la plaza de la Porta de Santa Catalina, donde contemplaremos al fondo a la izquierda el conjunto de la iglesia, en el nº 7.

Es otra de las cuatro primeras parroquias ciudadanas. El actual templo, edificado entre los años 1440 y 1779, se levantó sobre la base de un templo anterior, un elemento del cual sería la cripta de Sant Llorenç, situada bajo el presbiterio de la iglesia.

El interior del templo muestra una planta de gran anchura y cubierta de bóveda de crucería de tan sólo cuatro tramos. El presbiterio presenta cubierta poligonal, con el retablo mayor de estilo barroco presidido por una imagen de Santa Helena y capillas radiales. En las capillas del templo, destacan la imagen románico-gótica de la Virgen de la Santa Cruz y los retablos góticos de la Mare de Déu del Bon Camí y de San Cristóbal, obra de Francesc Comes.

La cripta de Sant Llorenç, de un gótico inicial, posiblemente de finales del siglo XIII, presenta un presbiterio cuadrangular rodeado de un deambulatorio de cinco tramos con otras tantas capillas radiales. La cubierta es de bóveda de crucería sostenida por cuatro pilares octogonales exentos.