Introducción

La incorporación de las Islas Baleares al emirato de Córdoba se produce en el año 902-903 de la mano de un personaje llamado Isâm al-Khawlânî, aún poco conocido. Madina Mayurqa es el nombre que recibió la ciudad de Palma durante la ocupación musulmana. Se configurará como un importante núcleo urbano a partir la dominación almorávide. Llegó a albergar más de 25.000 habitantes. Era el lugar de residencia de los walís (gobernadores musulmanes). Las clases dominantes se dedicaban básicamente a la guerra, a la piratería y al comercio, mientras que las clases populares vivían de la agricultura, ganadería y manufactura. Destaca el complejo sistema hidráulico implantado en la ciudad, que la abastecía de agua a través de la Font de la Vila.

La percepción y el grado de comprensión que puede adquirirse de la ciudad islámica que ocupaba el solar del actual centro histórico de Palma son inversamente proporcionales a la cantidad de restos arquitectónicos de aquella época que han llegado a nuestros días. De aquella ciudad se conserva, además de algunos edificios singulares, el trazado de las calles y el emplazamiento aún deducible de sus murallas y su sistema de distribución de agua.