Introducción

Uno de los grandes triunfos del gótico será la arquitectura civil, relacionado con el desarrollo urbano de las ciudades y con el cambio de sensibilidad, la cual se torna más refinada. Los castillos románicos empezarán a ser substituidos por los palacios, transición que se culminará en el Renacimiento.

En esta ruta, podremos observar varios ejemplos de arquitectura gótica civil mallorquina. Los programas reales del siglo XIV comportaron la construcción de edificaciones por Palma y la Part Forana que integraban dos conceptos: el carácter defensivo-militar medieval y el origen de la arquitectura palatina, más urbana. Las primeras construcciones se realizarán sobre antiguas fortalezas musulmanas y, poco después, también de nueva planta. Encontraremos castillos de montaña (roquers) y palacios urbanos y rurales, como el de Manacor. Todos ellos caracterizados por la austeridad, huyendo de la ostentación. También estos programas contemplarán torres defensivas, como la de Canyamel, y recintos murarios urbanos, como el de Capdepera.

No podemos olvidar la arquitectura religiosa con el ejemplo de Bellpuig. Supone la introducción del primer gótico en Mallorca (de transición del románico), durante el reinado de Jaime I, quien mandó construir pequeñas iglesias de repoblación, en cuyo entorno se iban asentando nuevos habitantes, conformando nuevos núcleos de población.