Introducción

La Germanía (1521-1523) fue el conflicto social más violento que ha vivido la sociedad mallorquina en los últimos quinientos años. Inicialmente, sus objetivos fueron: poner fin a la corrupción del gobierno del Reino, dominado por la aristocracia; resolver el acuciante problema de la deuda pública, que asfixiaba la economía mallorquina; y reformar, haciéndolo más justo, el sistema contributivo. Pero lo que en principio fue un movimiento reformista, acabó por convertirse en la práctica en una forma de gobierno alternativa que, aunque seguía reconociendo la autoridad de Carlos I, hizo caso omiso de sus órdenes de restablecer la legalidad vigente y se dedicó a perseguir —no faltaron los asesinatos- a los disconformes con la Germanía que, como resultaba previsible, acabó siendo ilegalizada por el emperador, que restituyó su autoridad por la fuerza de las armas, enviando a Mallorca un ejército que desencadenó la peor matanza jamás vivida en Mallorca desde la conquista del rey Jaime I en 1229.

La revuelta, gestada en la ciutat de Mallorques, se extendió a toda la isla y, en consecuencia, abrazó toda la geografía mallorquina. En consonancia, este itinerario se ha construido de manera cronológica y espacial en forma de relato, aunque refiriéndonos únicamente a los sucesos que se han considerado más relevantes.