Introducción

Este itinerario se realiza siguiendo una ruta tradicional de Mallorca desde épocas remotas: la antigua carretera que cruza la isla, desde Palma hasta Alcúdia. Nos centraremos en un recorrido más reducido, concretamente desde Marratxí hasta Inca, ya que el tema y el recorrido sería demasiado largo para desarrollarlo entero en estas páginas. Sólo en dos momentos concretos nos desviaremos de esta vía de comunicación: para conocer el primer retablo hecho en piedra (Alaró) y para admirar la arquitectura civil de Lloseta (Antiga casa dels Posaders d´Aiamans). Durante las visitas se pueden descubrir magníficos ejemplos de arquitectura religiosa y civil de época barroca, además de obras plásticas del mismo estilo.

Los recorridos se han descrito siguiendo la carretera antes mencionada, pero hay otras formas de visitar estos pueblos: una es en tren y la otra siguiendo los antiguos caminos y las carreteras secundarias que los unen unos con otros, la mayoría atravesando grandes extensiones de cultivos tradicionales, como el almendro o la viña.

Cabe tener en cuenta que los edificios descritos son sólo una parte del gran patrimonio que poseen estos pueblos mallorquines. Sin embargo, para acotar y poder hacer factible una ruta conjunta de un día, hemos elegido aquellos que se definen dentro del Barroco, un movimiento artístico que se desarrolló en Mallorca desde el siglo XVII hasta incluso principios del XIX.