La Lonja

La calle del lateral izquierdo de la Iglesia de Santa Creu es la Costa de Santa Creu. La recorremos hasta el final y giramos a la derecha por la calle de Sant Llorenç. Llegamos al final y giramos a la izquierda por la calle de Sant Pere. Llegaremos a la plaza de la Drassana y tomamos la calle de la derecha, la calle del Consolat. A través de ella daremos al Paseo de Sagrera y hacia la izquierda encontraremos la Lonja, cuya entrada principal se encuentra en la plaza de la Llotja.

Se edificó entre los años 1426 y 1448, obra del arquitecto y escultor Guillem Sagrera. Representa la culminación del gótico civil mallorquín y es símbolo del esplendor económico de los mercaderes del siglo XV, ya que era la sede del Colegio de la Mercadería y la sala de contratación. Exteriormente presenta cuatro torretas octogonales de ángulo como contrafuertes y un total de diez torres menores que se corresponden con los tramos interiores. Las ventanas muestran una rica tracería flamígera. Se remata el conjunto con ventanas conopiales y almenas. En el alzado, destacan las gárgolas zoomórficas y las esculturas de las torres angulares. El portal principal es de arco ojival presidido por la imagen del Ángel Defensor de la Mercadería. El interior muestra una planta rectangular dividida en tres naves de cuatro tramos cada una, con seis columnas helicoidales con estrías que despliegan las bellas nervaduras de la cubierta. En los ángulos interiores se encuentran los correspondientes portales de las torres, coronados por imágenes de los evangelistas.