La obra escrita de Llull

Ramón Llull estableció las bases del catalán como lengua literaria. En el siglo XIII sólo se escribía en latín, pero él no sólo utilizó el latín, sino también el árabe (para su labor misionera) y el catalán (su lengua materna).

Escribió 243 libros que incluían materias muy diversas: la filosofía (Ars magna), la ciencia (Arbre de sciència, Tractat d’astronomia), la educación (Blanquerna, que incluye el Llibre de Amic e Amat), la mística (Llibre de contemplació), la gramática (Retòrica nova), la caballería (“Libro del Orden de Caballería”), novelas (Llibre de meravelles, que incluye el Llibre de les bèsties), poesía (Hores de Nostra Dona Sancta Maria, Lo Concili, Plant de la Verge…) y muchos otros temas, que el mismo autor de inmediato tradujo al árabe y al latín.