La plaza de Cort

Iniciaremos el recorrido en esta plaza donde se encuentra el Ayuntamiento de Palma. Es el lugar idóneo para iniciar un itinerario dedicado a la Germanía, tanto por su significación intrínseca como en calidad de escenario de los primeros tiempos del movimiento social.

Nos remontaremos hasta el seis de febrero de 1521, día en que el gobernador mandó encarcelar a una serie de conspiradores, que planeaban un levantamiento similar a la Germanía valenciana, con los objetivos descritos en la introducción. Al día siguiente, los artesanos de la ciudad se presentaron en la plaza de Cort, exigiendo y consiguiendo la liberación de los presos. Entre estos se encontraban Joan Crespí y Joanot Colom, principales líderes del movimiento. Una de las primeras iniciativas de los agermanats fue iniciar los trámites para la supresión de la deuda pública y la confección de un catastro. Los acontecimientos se precipitaron: el emperador Carlos I declaró la ilegalidad de la Germanía, lo que no fue óbice para que, mediante una argucia legal, el gobernador Miguel de Gurrea fuese destituido de su cargo. La Germanía, por su parte, se radicalizó paulatinamente; Joan Crespí fue desplazado del poder y finalmente asesinado (seguramente por los mismos agermanats), de manera que la dirección del movimiento quedó en manos de Joanot Colom, que pasó a controlar las riendas del movimiento y de la administración pública.