La sociedad

La sociedad estaba muy jerarquizada, con estadios que iban desde la esclavitud hasta los ciudadanos de plenos derechos. Se debe hacer notar, sin embargo, que una de las particularidades de la sociedad romana fue la relativa facilidad con la que se podía ascender socialmente. Parece ser que la población resultante después de la conquista mantuvo un cierto componente indígena, pese a que pronto se sumaron a ella 3.000 colonos venidos de Iberia. El Mediterráneo romano estaba muy abierto al movimiento de sus gentes, lo cual debió de favorecer aun más la llegada de extranjeros a nuestras islas.