La torre de Sa Mesquida

Al salir de Maó por el puerto debe tomarse la carretera que conduce a la Mola. Tras andar un par de kilómetros encontraremos el desvío que conduce a la playa de Sa Mesquida, caracterizada por el color casi negro de las rocas. En Sa Mesquida desembarcó el ejército español mandado por el duque de Crillón en agosto de 1782.

Posteriormente, durante su última estancia en la isla (1799), los británicos construyeron allí una de las diversas torres defensivas que levantaron para proteger las costas, puesto que la isla estaba prácticamente indefensa tras la demolición de Sant Felip. Se trata de una torre de planta circular en la que destaca el gran parapeto que protegía parte de la plataforma superior. Se corresponde con las llamadas torres Martello (o Martello Towers), de las que los ingleses construyeron once en Menorca y muchas más en Irlanda y otras zonas bajo su dominio, como Canadá.