Las ciudades romanas

Las ciudades romanas estaban integradas por un núcleo urbano (urbs) y además por un cinturón agrícola (ager). Ambos formaban una única unidad política, administrativa, económica, cultural y religiosa. Por desgracia, desconocemos cuál fue el territorio ocupado por las diversas ciudades (urbs más ager), y sabemos muy poco, o prácticamente nada, acerca de su estructuración, explotación y evolución. De la urbs de la que más cosas conocemos es Pollentia, tanto por el hecho de que hace décadas que en ella se realizan excavaciones arqueológicas como, sobre todo, por la enorme suerte de que fuera abandonada en la época altomedieval.