Monasterio de Sant Bartomeu

Finalmente, subiremos por la calle Font hasta el Monasterio de Sant Bartomeu, en cuyo interior se encuentra un pequeño museo con grandes obras renacentistas y barrocas. La iglesia también merece la pena visitarla y en ella destacamos el retablo mayor, obra del siglo XVIII, con una monumentalización de las fornículas, a imitación de algunos modelos de fachadas de Palma del siglo XVIII.