Monument dels Francesos

Desde es Celler, y por un camino propio muy corto, se accede al cercano Monumento de los Franceses.

Fue levantado en 1847 por la escuadra francesa comandada por el Príncipe de Joinville, en memoria de la estancia trágica en la isla de los prisioneros de Bailén, entre los años 1809 y 1814. Tiene zócalo cuadrado, que aparece cerrado a manera de protección por una barandilla de hierro, con elementos ornamentales. Encima del zócalo se levanta el obelisco. Éste tiene una base cúbica, de la cual arranca propiamente la columna piramidal, rematada por una cruz de hierro. El Archiduque describe el monumento como un obelisco de piedra de Santanyí, de 7,23 m de altura.