Palacio Episcopal

Situado detrás de la cabecera de la Catedral, podemos acceder a él recorriendo el lado derecho exterior del templo y, al fondo, veremos la puerta de acceso del palacio.

Este edificio, que alberga el Museo Diocesano, fue empezado con la creación de la diócesis mallorquina en el año 1238. De las numerosas reformas destacamos la nueva fachada, de estilo manierista, encomendada por el obispo Simón Bauzá y acabada en el año 1617. Muestra una cuadriculación de trazos verticales y horizontales conformada a partir de grandes pilastras y de una doble línea de impostas. El portal es de estilo denominado rústico, con bloques de roca enmarcados a lo largo de las jambas y del dintel. En la parte superior se observan dos pirámides con bola. Junto al edificio se conserva el Oratorio de San Pedro, de estilo gótico, que actualmente forma parte del Museo Diocesano.