Plaza de Cort

Por la calle del Palacio Real, nos dirigimos hacia la plaza de Cort, donde se sitúa en Ayuntamiento de Palma.

En el edificio de la Casa Consistorial o Ayuntamiento, un pequeño detalle en forma de agujero o impacto de bala testimonia el inicio de la Guerra Civil. El orificio se encuentra en la puerta del portal de la izquierda de la fachada principal del Ayuntamiento; es la señal que ha perdurado de la bala que atravesó la madera de la puerta y continuó dentro del vestíbulo. Éste es un recuerdo del tiroteo que se produjo el 19 de julio de 1936 en la calle de Colom y en la plaza de Cort, en el que resultaron muertos el falangista Joan Barbarà y el capitán de artillería Josep Puig. Como afirma Massot i Muntaner, el día 19 de julio, “los únicos incidentes que tenemos registrados en Palma son un tiroteo en la plaza de Cort, debido a una confusión de los sublevados mismos, que produjo muertos y heridos entre militares y falangistas, y algunas heridas por arma de fuego o por culatazo atendidas en la Casa de Socors”. Los sublevados aprovecharon este episodio para inculpar a las fuerzas del Frente Popular.