Puerta de la Conquista

En este punto del relato, nos dirigiremos al centro de Palma, bien por la calle 31 de Desembre, bien por la calle General Riera, hasta llegar la calle de Sant Miquel, en su confluencia con las avenidas. Avanzamos algunos metros en dirección a la calledels Oms, hasta el punto en que se encontraba la antigua Porta Pintada o Porta de la Conquesta, cerca de la esquina de la calle Reina Esclaramunda.

Controlada la ciudad, se inició la represión: más de trescientas personas fueron ejecutadas y se impusieron durísimas multas a los vecinos y a los municipios de la isla. Así finalizaremos este itinerario, recordando cuál fue la suerte de Joanot Colom. Como los otros dirigentes de la Germanía, el líder fue objeto de una pena ejemplar: fue torturado y degollado, su cuerpo troceado y sus fragmentos colocados sobre pilares; su cabeza fue colocada en una jaula de hierro en la Porta Pintada; allí permaneció cerca de trescientos años, hasta que fue retirada en 1822. Un gesto simbólico con el que se iniciaba un debate sobre la entidad y la valoración de la Germanía que ha perdurado hasta nuestros días.