Puerta Vieja del Muelle

Volveremos unos metros hacia atrás y nos meteremos por la calle a la izquierda, calle de Montenegro. Recorreremos esta calle y la calle de Sant Joan de Malta, llegando a la plaza de la Llotja. La atravesamos, llegando al Paseo de Sagrera, dirección derecha, donde podremos observar la puerta citada entre el edificio de la Llotja y el Consolat de la Mar.

Antiguamente integrada en el quinto recinto de murallas, se encontraba originalmente al final de la avenida Antoni Maura, poco antes del monumento a Ramón Llull, y constituía el principal acceso a la ciudad por vía marítima. Cuando las murallas fueron derribadas se trasladó a la actual situación y actualmente sólo se puede observar el arco de entrada, pues han desaparecido las dos torres cilíndricas que la enmarcaban. Constituye un elemento arquitectónico situado dentro de la estructura defensiva del quinto recinto de murallas que se inspira en los arcos triunfales clásicos.

Estilísticamente se puede situar dentro el Manierismo y se data hacia 1620. Es obra de Antoni Saura i del escultor Jaume Blanquer. La estructura de la puerta se encuentra constituida por dos jambas y un arco de medio punto almohadillados. El perímetro exterior se encuentra definido por dos pilastras laterales y un entablamento superior que contiene una inscripción muy deteriorada. En la clave del arco se distingue una imagen de la Inmaculada Concepción, que responde a la iconografía contrarreformista de la época. En las pechinas laterales se encuentran sendos relieves de ángeles portadores de filacterias.