Sa Granja

Situada en el término municipal de Esporles, se llega a ella por la carretera Ma-1040. Se localiza a la salida del pueblo en dirección a Banyalbufar a unos 2,5 Km. La entrada se encuentra bien señalizada.

Las casas de Sa Granja se localizan en el solar de un edificio muy antiguo, favorecido por la abundante presencia de agua. La primera referencia que tenemos de la ocupación de este lugar se relaciona con la alquería musulmana llamada Alpic. En la repartición producida a raíz de la conquista catalana de Jaume I, estas tierras correspondieron al conde del Rosselló, Nunó Sanç. Poco tiempo después, en el año 1233, éste la donó a la orden religiosa cisterciense.

Los monjes del Cister ocuparon poco tiempo la antigua alquería Alpic, ya que el año 1239 se instalaron en el lugar posteriormente denominado “Real Vella” en la actual possessió de Son Cabrer (Palma) y, en 1266 fundaron el monasterio de la Real. Con estos traslados, la antigua alquería Alpic se convirtió en granja destinada a actividades agrícolas, lo cual nos explica el nombre actual de la Granja; entonces se intensificó el aprovechamiento del agua, proveniente de la actual Font Major, denominada en aquel tiempo la Font de Déu, cuyo control produjo conflictos entre la gente de la villa de Esporlas.

En el año 1444 el monasterio de la Real estableció la possessió a Gregori Joan, también propietario de la possessió de Planici, mediante un contrato de enfiteusis, a cambio del pago de una renta anual. En el siglo XVI pasó a la familia Vida y en el siglo XVII pasó a ser propietaria la familia Fortuny hasta avanzado el XX. Actualmente, desde los años 60, y después de un nuevo cambio de propiedad, funciona como casa-museo. En ella se pueden visitar las diferentes estancias y su colección etnológica (herramientas y objetos tradicionales).

Las casas presentan una planta compleja e irregular, resultante de los anexos incorporados con el paso del tiempo. La fachada principal presenta un alzado de tres plantas con ventanas simétricas y portal forà de arco de medio punto dovelado. Corona el portal un escudo barroco con las armas de Ramon Fortuny de Ruesta i Gual.

El vestíbulo tiene dos tramos con techo de vigas, separados por dos arcos escarzanos enmarcados por pilastras jónicas. En la parte de la derecha del primer tramo, se encuentra la capilla; tiene portal adintelado y muestra un suelo con baldosas que diseñan rombos verdes; preside la estancia un pequeño retablo barroco con una pintura dedicada a la Sagrada Familia. El patio es de planta cuadrangular y aparece empedrada, con una fuente octogonal en medio, con vegetación. Este patio reparte las estancias del núcleo principal de las casas. El lateral del norte enlaza la fachada con el cuerpo sur-oriental y presenta una interesante logia de nueve arcos de medio punto, con columnas jónicas y balaustrada. En el fondo hay un arco rebajado con bóveda de arista y la escalera que sube al piso noble.

Entre las numerosas estancias destinadas a actividades económicas tradicionales, destacamos el celler (bodega), el molino de sang (tracción animal) y la lavandería. La tafona (almazara), que ocupa una gran sala rectangular, aparece mecanizada, con engranajes relativamente modernos, con prensa de moler la oliva mecanizada y con dos prensas hidráulicas, así como dos graneros de arco de medio punto y bóveda de cañón.

Entre las estancias de vivienda, destacamos diversas salas de estar, el gran comedor, con dos jácenas en la cubierta, una curiosa sala de juego, un pequeño teatro y las habitaciones (dormitorios) con camas con dosel; también hay diversas cocinas, en una de las cuales podemos contemplar un molino de harina de mano. Se conservan algunos graneros de arco de medio punto y bóveda de cañón, considerados en ocasiones como restos de celdas del antiguo monasterio. Uno de los establos ha sido habilitado como “sala de torturas”.

De los exteriores, son destacables los jardines. El jardín superior es de estilo clasicista italianizante, con un molino de agua integrado en el conjunto, adaptado a manera de gruta, y una estatua de Apolo. La fuente muestra la imagen de un niño jugando con un pez. El jardín inferior cuenta con una impresionante fuente con surtidor.