Sant Agustí des Vedrà

Aunque alejada del circuito, pues implica tener que regresar a Santa Eulàlia del Riu. De allí dirigirnos a Sant Antoni de Portmany, donde la carretera que conduce hasta Sant Josep de sa Talaia nos llevará a Sant Agustí des Vedrà y a la última iglesia de este recorrido por Eivissa.

De nuevo problemas por la ubicación de la iglesia hicieron retrasar las obras de construcción de este templo del cual tuvo que determinar su ubicación el obispo Eustaquio Azara. En el año l819 ya estaban finalizadas las obras y, al igual que en otros casos, mientras se concluía la edificación, la casa de can Pere Rafal sirvió como templo provisional.

Estas iglesias rurales proyectadas por Abad y Lasierra expresan el convencimiento de los ilustrados por la existencia del progreso entendido como una superación de estadios de desarrollo y que, en el caso de las islas de Eivissa y Formentera, debía concretarse en el abandono de costumbres ancestrales que tenían asegurada su pervivencia en una población disgregada de difícil acceso para la Iglesia y que, desde la mirada ilustrada, suponía un obstáculo para la modernidad y, consiguientemente, para el progreso. Pero la intencionalidad que pretendían, en el sentido de ser el inicio de auténticos pueblos no fue efectiva hasta transcurrido mucho tiempo, hasta bien entrado el último tercio del siglo XX y por motivos históricos bien diferentes.