Son Corró

En la carretera que sale de Costitx hacia Sencelles, a la altura del Km 2,8 de la carretera, hay que ir mirando a la derecha. El acceso al yacimiento está muy bien indicado con paneles. A unos 100 metros de la carretera podremos ver las columnas del santuario. No hay que atravesar el sembrado. Siguiendo unos 300 metros encontraremos a la derecha una pequeña entrada donde se podrá dejar el vehículo, y desde aquí hay que seguir un camino que sale y que nos llevará al santuario.

Una reciente y polémica reconstrucción lo representa como un edificio de planta rectangular y 3 naves separadas por columnas, pero otros investigadores sostienen que no había tales columnas, sino pilares rituales monolíticos que aparecieron en desorden y no alineados como en la actualidad.

Fue descubierto en el año 1894, cuando el payés, al arar la tierra, tropezó con tres cabezas de toro, en bronce, la mayor de las cuales pesaba 38 kilos. Al lugar pronto acudieron eruditos que promovieron una recolecta popular para pagar las 3.500 pesetas que pedía el descubridor, pero no se halló el adecuado eco. Cuando ya casi estaban en camino del Louvre, al fin se pudo persuadir a la reina Isabel II y a Cánovas del Castillo para que compraran las testas, razón por la cual ahora se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.

Mucho se ha discutido sobre la función de estas cabezas de toro, aunque posiblemente eran símbolos de divinidades asociadas a la ganadería, a la fecundidad o a la guerra. También se discute sobre su origen: si fueron fabricadas en la isla por los baleáricos o importadas de centros más refinados. De momento no hay pruebas de que los baleáricos alcanzaran tan alto nivel técnico, pero podría haber sorpresas.

Junto a las cabezas, se encontraron varios cuernos de toro, un cetro rematado por una paloma, discos de bronce, cuernos de cabra, colmillos de cerdo, restos de los festines rituales que allí se celebraban.

Aunque a primera vista el santuario se encuentra aislado en mitad del campo, no era así en la prehistoria. Cerca están los restos de un talayot circular y, algo más lejos, otro cuadrado. Si tenemos en cuenta que se encuentra, además en el punto intermedio entre tres poblados, podemos pensar que el lugar fue, durante todo el primer milenio a.C., un lugar ritual de varias comunidades.