Son Fornés

El poblado talayótico de Son Fornés se encuentra en la carretera de Montuïri — Pina, a la derecha del km. 3,6, muy cerca del cruce con la carretera de Algaida — Sant Joan. Se encuentra indicado por un panel. La finca en la que se encuentra fue adquirida recientemente por el ayuntamiento de Montuïri. Una barrera da acceso al camino que nos conduce hacia el montículo donde se encuentra el yacimiento.

Actualmente se encuentra en curso de excavación por lo que es posible que pronto haya estructuras a la vista. De momento se pueden ver tres talayots circulares unidos por diversas casas y una muralla, y en la cima del montículo, otra muralla. Todo el conjunto constituye un complicado poblado talayótico, con diferentes etapas de crecimiento que son investigadas en estos momentos, pero que incluyen desde principios del primer milenio antes de Cristo hasta época tardorromana, aunque desde mediados del siglo I d.C. el poblado talayótico desapareció.

El primer talayot que encontramos al entrar es el circular más grande de Mallorca, con 17 metros de diámetro y unos muros de 5 metros de grueso, con un volumen calculado de 2.000 toneladas. Nos ha llegado en un buen estado de conservación, especialmente su cámara, donde aún se puede ver un camarín incrustado en el muro, que no se sabe qué función podía tener ya que en su interior no se encontraron restos, y la gran columna central, que alcanza los 4 metros de alzado. Algunas de sus piedras llegan a pesar hasta 10 toneladas.

En la excavación de este talayot se encontraron huesos de toro y cerdo más que de oveja, al contrario de lo que sucedía en las habitaciones cercanas, por lo que, los excavadores piensan que en su interior se celebraba algún tipo de actividad ritual.

El segundo talayot es diferente al primero: es más pequeño y su cámara fue forrada con un muro nuevo que tapa la puerta. Todavía se pueden ver los escalones que darían acceso a la cámara una vez cegada la puerta. En la excavación aparecieron copas pero no los huesos que aparecían en el primer talayot.

Entre los talayots se pueden contemplar casas de diferentes épocas; las más antiguas suelen ser las más próximas al talayot 1, aunque muchas están superpuestas. En alguna de ellas se pueden ver aún cisternas, bancos y estanterías, además de suelos enlosados y escaleras.

La visita al poblado se debe complementar con la del museo existente en el Molí d’en Fraret, a la salida hacia Sant Joan desde Montuïri (abierto de marzo a octubre de 10 a 14 horas y de 16 a 20 h. y de noviembre a febrero de 10 a 14 h., excepto los lunes). Allí se pueden encontrar los objetos que se rescataron de las excavaciones y un bien expuesto resumen de la prehistoria mallorquina.